LAS “3C” DEL TRABAJO SOCIAL: CUIDAR, CURAR, CAMBIAR

En el marco de la celebración del #DíaMundialdelTrabajoSocial2018 tuve el placer de participar en Lleida en la conversación pública sobre “la fuerza de la palabra” en nuestra acción profesional. Me pidieron que resumiera en una sola frase final (tipo “titular de prensa”) lo que, para mí, era consustancial al uso de nuestra palabra como herramienta principal de intervención. Y lo que dije fue que la comunicación en trabajo social debe ser siempre una herramienta para realizar las tres “C” del trabajo social: Cuidar, Curar y Cambiar.

Como varias personas se hicieron eco en las redes sociales de esta afirmación final que expresé y dos colegas me han pedido que la desarrolle un poco, aquí va una breve y rápida reflexión al respecto.

  • Cuidar. El trabajo social sólo puede estar centrado en las personas, en el cuidado de cada una de ellas y en el cuidado de las relaciones que se producen entre ellas. Atender a las personas es sobre todo escuchar lo que nos quieren decir con sus mensajes (que muchas veces están detrás de una demanda, aunque demanda y mensaje suelen ser cosas muy diferentes) y establecer una relación profesional de cuidado (lo que exige un clima de confianza, el reconocimiento del otro y un diálogo profundo y auténticamente humano). Nadie pone en duda que el trabajo social es un sistema profesional que valora todo lo concerniente al bienestar de la gente, y que debe tratar de mejorar la calidad de vida de las personas atendidas en la entidad, servicio o institución de que se trate. Pero esto implica humanizar los servicios sociales, ya que no pocas veces deshumanizan, estigmatizan, victimizan, fragilizan, cronifican y hacen aún más vulnerables a las personas pretendidamente atendidas.
  • Curar. Todos sabemos del poder curativo de la palabra. El trabajo social, además de cuidar a las personas y cuidar las relaciones, debe ser utilizado también con un propósito de curación o tratamiento social de las personas que experimentan problemas en su interacción social. El trabajo social clínico incluye una gran variedad de técnicas de ayuda: desde las técnicas de consejo y asesoramiento hasta otros enfoques más especializados como el análisis transaccional, la terapia familiar, la modificación de conducta, la terapia de realidad, la intervención sistémica, la socioterapia, la terapia Gestalt, la programación neurolingüística, la terapia existencial o el psicodrama, por mencionar sólo algunos ejemplos. Es posible “curar” a las personas que sufren o han sufrido daño social y/o psicosocial través de una buena práctica de trabajo social: se requieren habilidades para diagnosticar, emitir dictámenes, conocimientos para comprometer a las personas en el proceso de ayuda, así como generar entornos adecuados para la provisión de servicios.
  • Cambiar. El cambio social siempre ha formado parte del trabajo social. Muchas de las trabajadoras sociales pioneras eran reformistas activas que trabajaron para mejorar las condiciones en suburbios y barrios pobres, hospitales, prisiones y “casas de pobres”. Actualmente, las trabajadoras sociales debemos buscar de manera activa formas y mecanismos para influir e impactar en la legislación social relativa a programas sociales y a las condiciones que mantienen o aumentan el racismo, el sexismo y la pobreza. Debemos usar la fuerza de nuestra palabra para denunciar la desigualdad, el sexismo, el racismo y la pobreza. Y debemos esforzarnos para provocar las reformas necesarias que nos permitan aumentar y mejorar los sistemas de protección existentes, tratar de reparar leyes, procedimientos y actitudes hasta que respondan más a las necesidades humanas, luchar por el reconocimiento y el ejercicio efectivo de los derechos humanos. También debemos actuar y esforzarnos en todo lo concerniente a las actitudes negativas hacia miembros y grupos sociales vulnerables, a través de acciones educativas, de potenciación y fortalecimiento de la ciudadanía de los afectados, y de defensa activa de sus intereses y derechos. Las trabajadoras sociales tenemos el deber ético y moral de contribuir al cambio social, ya sea directamente, representando y defendiendo los derechos e intereses de las personas con las que intervenimos, y/o indirectamente, preparando y apoyando a las personas y colectivos sociales para que convenzan a los responsables de tomar decisiones en los niveles local, regional y nacional, de manera que sus decisiones respondan, realmente, a las necesidades humanas de justicia social.

No quisiera terminar estas rápidas reflexiones sin agradecer la invitación al Col.legi de Treball Social de Lleida, a la Facultat de Educació, Psicología i Treball Social y al espacio Ágora de Treball Social de Lleida, la oportunidad que me brindaron de participar en un espacio dialógico tan estimulante como el que vivimos el pasado trece de marzo. Moltes gràcies!

Anuncios

Acerca de mjaguilarid

Trabajadora social, animadora sociocultural y doctora en sociología y ciencias políticas; soy desde hace más de veinte años Catedrática de Trabajo Social y Servicios Sociales de la Universidad de Castilla-La Mancha. He trabajado como consultora, formadora e investigadora en más de veinte países americanos y europeos, en el ámbito de la intervención con grupos, el desarrollo comunitario en contextos multiculturales, y la planificación, gestión y evaluación de programas y servicios sociales. He sido responsable de la organización técnica de departamentos de servicios sociales en administraciones públicas de varios países en procesos de descentralización. Autora de más de un centenar de aportaciones científicas de impacto, he diseñado y dirijo el Máster on-line en Inmigración e Interculturalidad, y soy Directora del Grupo Interdisciplinar de Estudios sobre Migraciones, Interculturalidad y Ciudadanía de la UCLM (GIEMIC). En este grupo, lidero las líneas de investigación-acción sobre metodologías participativas de intervención social, análisis crítico de modelos implícitos en la práctica profesional, y desarrollo de competencias interculturales en el trabajo social. Creadora y responsable del Laboratorio de Sociología Visual, he realizado también varias películas documentales. Actualmente estoy desarrollando, desde una perspectiva empática de los actores sociales, nuevos enfoques interdisciplinares para el conocimiento de las migraciones y la intervención social emancipatoria en contextos de diversidad cultural, y estoy creando aplicaciones metodológicas y técnicas innovadoras. Una de mis mayores preocupaciones desde hace décadas es difundir el conocimiento científico sobre todas estas cuestiones de forma que sea accesible a todo tipo de personas, como forma de contribuir a la generación de discursos sociales basados en la evidencia y no en el prejuicio; y como forma de contribuir al desarrollo de procesos de empoderamiento y defensa activa de las minorías y colectivos sociales en situación de sub-alteridad. En este aspecto, mi trabajo científico siempre se realiza desde un enfoque derechos y en perspectiva de género. Desde hace varios años soy evaluadora externa en ciencias sociales de las dos agencias españolas responsables de la investigación científica competitiva y de la docencia y acreditación universitaria.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a LAS “3C” DEL TRABAJO SOCIAL: CUIDAR, CURAR, CAMBIAR

  1. Berta Lago Bornstein dijo:

    Querida Mª José estupenda definición de las tres “C” del Trabajo Social. Muy buen regalo para celebrar nuestro día. La comparto y difundo.

  2. demi36 dijo:

    Mª José, tres distinciones sencillas que resumen nuestra profesión, ¡ excelente ! gracias
    Escuchar lo que nos quieren decir con sus mensajes” desde el reconocimiento que el o ella sabe su situación pero necesita compartirla para valorar opciones.
    Ayudar con los “problemas en su interacción social”, cómo es su relación con el mundo. En numerosas ocasiones sólo se trata de proponer otras formas de organización, de interacción.
    “Provocar las reformas necesarias”, tenemos gran capacidad de influencia sobre todo en normativas locales gracias a la cercanía con los políticos. Lo enlazo con la idea de “ámbito de preocupación, ámbito de influencia”. También hay personas sensibilizadas en puestos de poder. En Navarra como consejero de Derechos Sociales tenemos a un profesor de Trabajo Social y la verdad esta haciendo una gran labor, sobre todo en la escucha de la profesión.

    • mjaguilarid dijo:

      Totalmente de acuerdo contigo. Y con respecto a tu valoración del trabajo de nuestro colega y amigo Miguel Laparra, me consta que está haciendo una gran labor.
      Un abrazo!

    • mjaguilarid dijo:

      Estoy de acuerdo contigo. Y me alegra que nuestro colega y amigo Miguel Laparra sea el vicepresidente de derechos sociales, pues me consta que está haciendo una buena labor. Un abrazo!

Deja un comentario, tu opinión seguro que nos enriquece

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s