La importancia de las REDES de apoyo

“La salud es una manera de vivir autónoma, solidaria y gozosa” (Jordi Gol, 1976)

 

Las redes sociales son un poderoso agente de bienestar y salud de las personas, que l@s profesionales debemos saber fortalecer (o generar, si no existen). Tienen una importancia capital en cualquier tipo de proceso tendente al bienestar y el desarrollo humano pleno.

Ring of many hands team

Desde el punto de vista estructural, la caracterización de los sistemas de apoyo social es básicamente de red social. La modalidad en que las personas operan dentro de una comunidad son las redes de comunicación. Este es un concepto y un instrumento sumamente útil para el trabajo comunitario. Cada persona de la comunidad mantiene relaciones de comunicación con otras personas pertenecientes a la misma comunidad, y puede -además- ampliar tanto el número como el tipo de relaciones. Precisamente es esta posibilidad de ampliación y utilización de las redes sociales, lo que constituye -a mi juicio- uno de los núcleos fundamental del trabajo profesional en atención primaria (ya sea en el ámbito de la salud, los servicios sociales, etc.). La principal función de este tipo de intervención profesional es el estímulo y sostén de la autoayuda y la ayuda mutua. La existencia de redes -formales e informales- es lo que protege socialmente a las personas, familias y grupos; evitando o disminuyendo los riesgos de exclusión social y, por ende, el empeoramiento de su estado de salud (entendida en el sentido que aparece al inicio de este post). Es decir, la creación y el fortalecimiento de las diversas redes sociales (y especialmente las de apoyo social) constituye el mejor antídoto preventivo frente a problemas sociales que derivan en marginación, desintegración y exclusión social, falta de salud en definitiva.

De acuerdo a este enfoque operativo, cada persona puede ser equivalente a un punto del cual parten líneas (relaciones de comunicación) hacia otros puntos (persona o personas con las que se relaciona), convirtiéndose en centro de una red. Así, una red social está formada por las series de relaciones que cada persona configura en torno suyo. Cada una de estas relaciones puede tener cualidades muy diversas: distinta frecuencia, distintos contenidos (utilitarios o emocionales), y dependiendo de las mismas se pueden identificar distintos niveles de densidad según el sector de la red de que se trate. De este modo, podemos identificar áreas donde se refuerzan valores o normas, y nuestra intervención en ellas nos puede permitir una mayor capacidad de acción. Cada persona participa en varias redes, pudiendo existir superposiciones e interconexiones entre ellas.

Es importante que l@s profesionales sociales y sanitarios identifiquen las redes de comunicación más importantes de su comunidad, y que sepan en torno a qué personas se producen más intercambios. Esto nos indicaría cuáles son las personas de mayor influencia y a través de las cuáles podemos llegar a otras a las que nos sería difícil llegar nosotros directamente. Saber cuáles son estas redes sociales es algo que podemos ir conociendo a medida que vayamos trabajando con la gente, siempre y cuando tengamos una actitud receptiva y seamos buenos observadores. Algunas redes de apoyo social podemos identificarlas con relativa facilidad si existen grupos de ayuda mutua u otro tipo de asociaciones sociales. Otras, por su carácter más informal puede ser más dificultoso. En cualquier caso, siempre es útil preguntar a las personas que llevan más tiempo en la comunidad y a otros agentes externos que puedan conocerlas con mayor profundidad. Si no somos capaces de identificar esas redes y de introducirnos en ellas (contactando con personas que aparezcan en las zonas de mayor densidad de la red), difícilmente podamos tener una verdadera influencia y estimular los cambios necesarios para la transformación. Por otra parte, el conocimiento de las redes de apoyo social específicamente, nos puede permitir realizar un trabajo de apoyo y refuerzo que complemente acciones de la propia población. Dicho en otras palabras, nuestra acción en estos casos no debe ser sustituir sino apoyar, ayudar y reforzar a aquellas personas y grupos que -como parte de dichas redes- ya cumplen una función social en el seno de la comunidad.

escalera

El trabajo en atención primaria, de salud y de servicios sociales, enfrenta un gran reto si quiere potenciarse y desarrollar el rol que puede llegar a jugar, y si quiere demostrar su importancia y significación en la sociedad contemporánea: la acción de grupo será la clave en el futuro y de su potenciación dependerá que en el futuro nuestro actual sistema sanitario tenga una orientación comunitaria para cuidar la salud de las personas. Sólo si somos capaces como profesionales de lograr que la gente se ayude a sí misma -y esto sólo puede hacerse a través del grupo y el apoyo social que éste genera-, actuando como catalizadores del proceso, estimulando y asesorando, nunca sustituyendo la acción de las propias personas, haremos que el trabajo comunitario en salud tenga sentido. No podemos conformamos con ser meros proveedores o intermediarios de servicios y prestaciones sanitarias, la atención primaria no va de eso.

Anuncios

Acerca de mjaguilarid

Trabajadora social, animadora sociocultural y doctora en sociología y ciencias políticas; soy desde hace más de veinte años Catedrática de Trabajo Social y Servicios Sociales de la Universidad de Castilla-La Mancha. He trabajado como consultora, formadora e investigadora en más de veinte países americanos y europeos, en el ámbito de la intervención con grupos, el desarrollo comunitario en contextos multiculturales, y la planificación, gestión y evaluación de programas y servicios sociales. He sido responsable de la organización técnica de departamentos de servicios sociales en administraciones públicas de varios países en procesos de descentralización. Autora de más de un centenar de aportaciones científicas de impacto, he diseñado y dirijo el Máster on-line en Inmigración e Interculturalidad, y soy Directora del Grupo Interdisciplinar de Estudios sobre Migraciones, Interculturalidad y Ciudadanía de la UCLM (GIEMIC). En este grupo, lidero las líneas de investigación-acción sobre metodologías participativas de intervención social, análisis crítico de modelos implícitos en la práctica profesional, y desarrollo de competencias interculturales en el trabajo social. Creadora y responsable del Laboratorio de Sociología Visual, he realizado también varias películas documentales. Actualmente estoy desarrollando, desde una perspectiva empática de los actores sociales, nuevos enfoques interdisciplinares para el conocimiento de las migraciones y la intervención social emancipatoria en contextos de diversidad cultural, y estoy creando aplicaciones metodológicas y técnicas innovadoras. Una de mis mayores preocupaciones desde hace décadas es difundir el conocimiento científico sobre todas estas cuestiones de forma que sea accesible a todo tipo de personas, como forma de contribuir a la generación de discursos sociales basados en la evidencia y no en el prejuicio; y como forma de contribuir al desarrollo de procesos de empoderamiento y defensa activa de las minorías y colectivos sociales en situación de sub-alteridad. En este aspecto, mi trabajo científico siempre se realiza desde un enfoque derechos y en perspectiva de género. Desde hace varios años soy evaluadora externa en ciencias sociales de las dos agencias españolas responsables de la investigación científica competitiva y de la docencia y acreditación universitaria.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a La importancia de las REDES de apoyo

  1. terapiadeparejadf dijo:

    Desde la terapia de pareja y familiar, vemos necesaria y forzosa la importancia de las redes de apoyo. Sin embargo, el contexto social de desintegración de las mismas, debido a la globalización, el incremento en las jornadas laborales, la acentuación del individualismo, vuelven todo un reto que las personas co-construyan redesde de apoyo sólidas y significativas a lo largo del tiempo. Pareciera que en muchos contextos como la Ciudad de México, la gente ya no confia en la gente. No obstante, no dejamos de trabajar al respecto para prevenir y sensibilizar al respecto de esta creciente desintegración.
    Ojalá algún día puedan pasar a visitarnos a nuestra página: http://www.terapiadepareja-df.com.mx/
    Saludos fraternales¡

    • mjaguilarid dijo:

      Tenéis toda la razón al apuntar algunas de las nuevas causas que, en el actual contexto de ‘relaciones líquidas’ y disolución de los vínculos comunitarios, dificultan seriamente la creación, consolidación y refuerzo de vínculos sociales. Pero, precisamente por ello, es más prioritario aún trabajar en este tipo de intervenciones y enfoques comunitarios, aunque se aborde en el marco de tratamientos individuales o de pareja (como es vuestra especialidad).
      Muchas gracias por el comentario. Muy interesante.
      Un cordial saludo

  2. Tocas un tema muy interesante y crucial para la atención primaria, en el que creo que no hemos reflexionado lo suficiente. La mayoría de prestaciones (y de intervenciones) que realizamos tienen un alto riesgo de sustituir capacidades y posibilidades de las propias personas y de sus redes familiares y sociales. Si no tenemos en cuenta este riesgo (y creo que hoy estamos en otras claves, tanto ideológicas como técnicas y organizativas…), la intervención se torna en demasiadas ocasiones ineficaz y cronifica y empeora los problemas que pretende solucionar. En términos médicos, nos valdría el aforismo: “¿La operación? ¡Un éxito! ¿El paciente? Murió…”
    Saludos y gracias por tus reflexiones.

    • mjaguilarid dijo:

      Lo has descrito muy bien Pedro. Yo creo que ya va siendo hora de recuperar lo que constituye la esencia o eje central de la atención primaria: que es la potenciación y utilización sinérgica de los recursos y capacidades de las personas y sus comunidades. Es ese apego al territorio el que permite el necesario enfoque comunitario de toda intervención, el uso de los recursos naturales y comunitarios, familiares, etc. Ese fue el motivo principal por el que se decidió emprender la estrategia de atención primaria en salud a nivel mundial (que luego se trasladó al campo de los servicios sociales).
      Pero si el elemento novedoso que justifica la implantación esa estrategia de atención primaria no existe o desaparece: ¿qué sentido tiene entonces esa estrategia? Ninguno, es obvio. Se condenaría a sí misma a desaparecer.
      Besos

Deja un comentario, tu opinión seguro que nos enriquece

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s