SOBRE LA VALLA DE CEUTA Y MELILLA

Dos preguntas me formularon en reddit hace unos días sobre los controles fronterizos en Ceuta y Melilla.

¿Cuál sería tu postura en la valla fronteriza de España? Sé que puede dar para un debate largo. Pero me gustaría saber tu opinión, y que tipo de opciones barajarías como solución.

En primer lugar muchas gracias por tu pregunta y tu interés en el tema. Paso a responder brevemente a tus cuestiones. Respetar la actual legislación vigente ya supondría un avance, y eso que la Ley de Extranjería es muy restrictiva en derechos. Una vez que una persona ha pisado suelo español, la actual legislación establece que dicha persona tiene derecho a ser atendida y protegida. Y si entra en situación administrativa irregular (es decir, sin visado) debe tener derecho a la asistencia jurídica, a solicitar asilo y refugio si fuera el caso, y a ser tratado como persona. Eso, independientemente del proceso administrativo que se le pudiera incoar en caso de que no solicitase asilo o refugio. Pero lo que no se puede tolerar es el tratamiento que se está haciendo de estas personas, obligando a muchos profesionales de la Guardia Civil a cumplir órdenes a sabiendas de que vulneran la legislación española y el respeto más mínimo a los derechos humanos. Poner vallas y concertinas, apalear a los que intentan cruzar la valla, golpear a los que lo logran y meterlos en un camión de basura para devolverlos a Marruecos, vulnera hasta la legislación más restrictiva de que se ha dotado nuestro país para intentar controlar los flujos migratorios de la frontera sur. Prácticamente nadie recuerda que, cuando España otorgaba un cierto número de visados a ciudadanos marroquíes, no existían las pateras ni había concertinas: porque nadie arriesga su vida ni se endeuda con las mafias si puede conseguir un visado, seamos claros. Las pateras y las mafias aparecieron, precisamente, cuando España modificó y eliminó esa política con Marruecos. No se puede criminalizar a una persona que lo único que ha hecho es entrar de forma irregular en un país. La irregularidad no es un delito, es una falta administrativa, y en nuestro país hay instrumentos legales y jurídicos que permitirían abordar esos procedimientos administrativos en el marco del respeto estricto a nuestra propia legislación. Pero para ello hay que ser un auténtico defensor de la ley, y no lo que ahora tenemos como ministro del interior… Por último, recordar que la mayor parte de los extranjeros que están en España en situación administrativa irregular, no han entrado por la frontera sur de Ceuta y Melilla, ni vienen en patera o cayuco. La mayor parte de la población en situación irregular ha entrado en España por avión o por carretera. Lo han hecho de forma legal (con visado de turista, casi siempre) y su situación irregular ha sido “sobrevenida” (al caducar su visado de turista y permanecer en el país). Las imágenes, metáforas y manipulaciones mediáticas del fenómeno migratorio han contribuido a generar una imagen del fenómeno que no se parece en nada a la realidad que la evidencia científica y los estudios sobre el tema ponen de manifiesto. Creo que debería cambiarse la legislación, pero para empezar, con que se respetase la legislación actual ya habríamos avanzado bastante. Si te interesa seguir debatiendo y dialogando sobre este asunto y llegara a caducar esta conversación, podríamos continuar conversando por correo.

Muchas gracias por la respuesta. Me han gustado ciertos comentarios por tu parte:

Cuando España otorgaba un cierto número de visados a ciudadanos marroquíes, no existían las pateras ni había concertinas: porque nadie arriesga su vida ni se endeuda con las mafias si puede conseguir un visado, seamos claros. Las pateras y las mafias aparecieron, precisamente, cuando España modificó y eliminó esa política con Marruecos.

La irregularidad no es un delito, es una falta administrativa.

Con que se respetase la legislación actual ya habríamos avanzado bastante.

Pero me salta otra duda. Una vez el inmigrante está en suelo español hasta aquí todo claro, lo has explicado muy bien. Pero qué medidas hay que optar para evitar el acceso ilegal a tierra española? Está claro que como has dicho si hubiera visados, quizás esto pararía, pero aun así habría que tener alguna “barrera.”Estas a favor de quitar las concertinas? Las concertinas por si solas no dañan a nadie, a no ser que alguien quiera sobrepasarlas para colarse de forma ilegal a un paísUn saludo y no sé si estará permitido decir esto, pero mi voto ya lo tienes! 🙂 Todo muy coherente!

Para evitar las mafias y la vulneración de los más elementales derechos humanos, una correcta política de visados frenaría por sí sola la migración irregular desde el continente africano. Nadie arriesga su vida ni se endeuda hasta las cejas si puede conseguir (aunque tarde y le cueste) entrar a un país de forma legal y con transporte seguro. Antes de que Polonia, por ejemplo, entrase en la UE, la política de visados temporales para trabajadoras de la fresa garantizaba una migración circular segura para ambas partes. Hay países más desarrollados que el nuestro y más atractivos que el nuestro para la migración económica, como Canadá o Australia, que no necesitan vallas ni concertinas, porque su política de control de flujos se ejecuta mediante el instrumento del visado. Que, por cierto, es un mecanismos de control de flujos muchísimo más barato que el FRONTEX y todo lo que le rodea (concertinas y guardia civil incluidas). Por otra parte, desde el año 2006, el flujo migratorio está siendo negativo (son más los que salen que los que entran). Y los que salen son más españoles que extranjeros. Y salen a Europa el doble de los que salen a América. Yo, que me he visto obligada a emigrar durante mi vida a más de 10 países diferentes (y no siempre en situación regular) y que ahora tengo a muchas personas cercanas teniendo que emigrar, no dejo de preguntarme cuando veo en la tele lo que vemos en la valla: ¿qué ocurriría si a alguno de los españoles que entran en situación irregular en cualquier país europeo o americano les tratasen como nosotros tratamos a los que entran por la frontera sur? sería un escándalo, no? Y digo yo: ¿es que hay unos seres más humanos que otros, en función del lugar de nacimiento o la nacionalidad que figure en su pasaporte? Los CIE son un ejemplo de brutalidad pública. Son peor que una cárcel: porque en la cárcel eres una persona, no un número, y tienes derechos que en los CIE no tienes. Y en la cárcel hay delincuentes, pero en los CIE solo hay personas que entraron irregularmente en España. Si se tiene que retener a estas personas durante el tiempo en que se tramita con garantías jurídicas (ojo) su expediente, los dispositivos habrán de ser acordes con nuestra legislación, y no convertirse en centros de tortura física y moral. Y una última cosa: mis amigos y mi hijo, por poner algunos ejemplos, no salen fuera de España a buscar trabajo por gusto. Salen porque no les ha quedado más remedio. Si aquí se invirtiera en I+D y tuviéramos políticas decentes en materia de empleo y protección social, seguramente ellos no se irían. No es tan difícil pensar en que quienes vienen a España, seguramente tampoco lo hagan por gusto, sino porque no les ha quedado otro remedio si en sus países no tienen futuro, o son perseguidos. Pero para mejorar las condiciones en los países de origen, no es suficiente una auténtica política de cooperación al desarrollo (que no es lo que ahora tenemos bajo ese nombre), es preciso entender de otro modo las relaciones internacionales, los tratados comerciales y el poder de las corporaciones multinacionales. Porque puede tener más efectos la subida en origen de un solo punto en el precio de las materias primas agrícolas en el mercado mundial, que el presupuesto anual de cooperación de un estado como el nuestro. El Tratado de Inversiones y Libre Comercio entre EEUU y la UE (TTIP) es un buen ejemplo de lo que supone que gobiernen de facto las corporaciones y no los ciudadanos. Y de lo que va a significar en términos de deterioro de la relación de intercambio, y sus efectos perversos sobre los flujos migratorios transnacionales.

Recomiendo leer: http://www.elperiodico.com/es/noticias/opinion/los-cie-inaceptables-inutiles-3607995

 

 

Anuncios

Acerca de mjaguilarid

Trabajadora social, animadora sociocultural y doctora en sociología y ciencias políticas; soy desde hace más de veinte años Catedrática de Trabajo Social y Servicios Sociales de la Universidad de Castilla-La Mancha. He trabajado como consultora, formadora e investigadora en más de veinte países americanos y europeos, en el ámbito de la intervención con grupos, el desarrollo comunitario en contextos multiculturales, y la planificación, gestión y evaluación de programas y servicios sociales. He sido responsable de la organización técnica de departamentos de servicios sociales en administraciones públicas de varios países en procesos de descentralización. Autora de más de un centenar de aportaciones científicas de impacto, he diseñado y dirijo el Máster on-line en Inmigración e Interculturalidad, y soy Directora del Grupo Interdisciplinar de Estudios sobre Migraciones, Interculturalidad y Ciudadanía de la UCLM (GIEMIC). En este grupo, lidero las líneas de investigación-acción sobre metodologías participativas de intervención social, análisis crítico de modelos implícitos en la práctica profesional, y desarrollo de competencias interculturales en el trabajo social. Creadora y responsable del Laboratorio de Sociología Visual, he realizado también varias películas documentales. Actualmente estoy desarrollando, desde una perspectiva empática de los actores sociales, nuevos enfoques interdisciplinares para el conocimiento de las migraciones y la intervención social emancipatoria en contextos de diversidad cultural, y estoy creando aplicaciones metodológicas y técnicas innovadoras. Una de mis mayores preocupaciones desde hace décadas es difundir el conocimiento científico sobre todas estas cuestiones de forma que sea accesible a todo tipo de personas, como forma de contribuir a la generación de discursos sociales basados en la evidencia y no en el prejuicio; y como forma de contribuir al desarrollo de procesos de empoderamiento y defensa activa de las minorías y colectivos sociales en situación de sub-alteridad. En este aspecto, mi trabajo científico siempre se realiza desde un enfoque derechos y en perspectiva de género. Desde hace varios años soy evaluadora externa en ciencias sociales de las dos agencias españolas responsables de la investigación científica competitiva y de la docencia y acreditación universitaria.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a SOBRE LA VALLA DE CEUTA Y MELILLA

  1. Pingback: Paisajes de desolación: premio de fotografía humanitaria | Cooperantes – APC

  2. Pingback: Paisajes de desolación – la valla de Melilla | Al Borde del Caos

  3. Juanjo dijo:

    Como aquí se ha dicho, España debe respetar la legalidad a la que nos hemos obligado mediante la firma de tratados internacionales para el respeto de los Derechos Humanos y en particular de los migrantes y los refugiados. Lo que pretende el gobierno actual modificando las leyes para permitir las “devoluciones en caliente” es por tanto ilegal además de eticamente reprobable. Más aún sabiendo el trato absolutamente inhumano y criminal que van a recibir de las autoridades marroquies (ejemplo fué el abandono de inmigrantes en medio del desierto del Sáhara)
    Acabamos de celebrar el 25 aniversario de la desaparición del muro de Berlín pero tenemos diferente criterio para Ceuta y Melilla y también para: el Sáhara Occidental, Palestina, la frontera entre EEUU y Mexico, la línea verde de Chipre, de los cuales ninguno de ellos obedece a criterios humanistas.
    Además de una política de visados me hago la siguiente reflexión. Una vez el migrante (prefiero utilizar este término a “ilegal o irregulares) traspasa la valla, ésta limita el espacio consiguiendo dos efectos:
    – Aisla el problema al evitar la permeabilidad a territorio marroquí convirtiendo un problema internacional en un problema nacional.
    – Limita el espacion con lo que se ejerce una “presión” para enviar a los migrantes a la península.

    Para mi la solución, además de establecer una clara política de visados pasaría por:
    1- Establecer una clara política de visados que permita a los migrantes tener una esperanza otra que arriesgar la vida en saltos o en pateras
    2- Desmantelamiento de la valla
    3- Cambiar el estatuto del territorio de Ceuta y Melilla para que quede excluído del acuerdo Sheghen y, por tanto, poder efectuar el control migratorio gracias a las fronteras naturales. El único inconveniente sería para la población española que debería mostrar su DNI para viajar al territorio Sheghen.

Deja un comentario, tu opinión seguro que nos enriquece

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s